Tienen bancos mayores retos de protección de datos

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de septiembre, (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).- En un robo de contraseñas en los cajeros, el usuario puede cambiarlas sin problema, pero si se trata de datos biométricos, la situación será más complicada porque es imposible cambiar la imagen de una huella digital o del iris, ante lo cual los bancos tienen el reto de mantener seguros los datos de sus clientes.

De acuerdo con una investigación realizada por Kaspersky, algunos bancos han optado por introducir en sus cajeros nuevas tecnologías de autenticación biométrica, como solución contra los skimmers, que son los aparatos puestos en los cajeros automáticos, que copian los datos de la tarjeta de crédito de la víctima.

Menciona que aunque los cibercriminales podrían aprovechar la tecnología de autenticación biométrica, toda vez que en el cibercrimen subterráneo existen por lo menos 12 vendedores que ofrecen skimmers capaces de robar huellas dactilares de las víctimas.

Precisa que al menos tres vendedores investigan dispositivos que podrían obtener datos de sistemas de reconocimiento de iris y venas de las manos.

De acuerdo con un comunicado, en septiembre de 2015 se observó la primera ola de skimmers biométricos, en pruebas de ventas, que tenían varios errores, pues el uso de maduros GSM para la transferencia de datos biométricos eran demasiado lentos para trasladar toda la información.

La experta en seguridad de Kaspersky Labs, Olga Kochetova comentó que el problema de los datos biométricos es que, a diferencia del NIP o las contraseñas que se pueden modificar fácilmente en caso de una situación comprometida, es imposible cambiar la imagen de una huella digital o del iris.

“Si los datos de una persona se ven comprometidos una vez, no va a ser seguro utilizar de nuevo ese método de autenticación. Por eso es muy importante mantener y transmitir la información de forma segura”, dijo.

Además, comentó que este tipo de tecnología utilizada por la cibercriminales puede llegar a comprometer la integridad de una persona o robo de identidad, ya que hay documentos virtuales que utilizan la tecnología biométrica.

“Los datos biométricos se registran también en los pasaportes modernos, llamados electrónicos, y en las visas. Si un atacante roba un pasaporte electrónico, no solo posee el documento, sino también los datos biométricos de ese individuo. Se han robado la identidad de una persona”, expuso.

Con el robo de contraseñas en lo cajeros, el usuario puede cambiarla sin problema, pero si roban sus datos biométricos será imposible cambiarlos, por lo que los bancos tienen un reto para garantizar a sus usuarios mantener sus datos seguros, puntualizó.