“Estoy tranquilo y feliz”: EPN

Tras la Puerta del Poder

*Roberto Vizcaníno

Ante el estupor y enorme irritación de mi examigo lopezobradorista G. Pereyra, y otros muchos quienes como él no conciben cómo es posible que el presidente Enrique Peña Nieto pueda dormir sin angustias y gozar sus comidas y su vida de todos los días, el mexiquense le confesó anteayer sonriente a Ciro Gómez Leyva que es un hombre feliz.

«Se me ha hecho la piel más gruesa porque no puedo reaccionar de igual manera», dijo al reconocer que los comentarios que corren sobre él en las redes sociales y algunos espacios editoriales, son verdaderamente virulentos.

«Estoy convencido que lo que estamos haciendo es lo correcto y es para el bien de México», agregó.

Subrayó que por un lado las redes sociales han significado «enormes beneficios» para los mexicanos, pero por el otro, habría que reconocer que «corre en las redes, a veces, enorme desinformación (…) y hay una resistencia, rechazo, a aceptar los hechos reales.

«(Y) esto (gobernar) es de resultados… (y) ahí están las obras, ahí están los proyectos; ahí están los números», precisó.

Comentó que en buena medida las críticas e irritación expresada en redes sociales y otras áreas de la vida diaria de los mexicanos, y de los ciudadanos en el mundo entero, surgen de que hoy las mayorías esperan que los gobiernos den resultados inmediatos.

“Sin embargo, en temas como la reforma educativa y la energética, los resultados no se dan en el corto plazo. En cambio, en materia de telecomunicaciones ya hay una mayor competencia, con nuevos agentes económicos en telefonía e internet”, indicó.

 Con un estilo y ritmo distintos al de Carlos Marín, Gómez Leyva llevó a Peña Nieto a reconocer que la salida de Luis Videgaray de la secretaría de Hacienda sí fue por  el desgaste sufrido luego de la sorpresiva y repudiada visita del candidato republicano Donald Trump y porque con esa debilidad no iba a poder tramitar el Paquete Económico para 2017.

De ahí que él decidió aceptar la dimisión de Videgaray y en su lugar nombrar a José Antonio Meade que al pasar de Sedesol a Hacienda se presentaba como un secretario fuerte, robusto, y con el conocimiento suficiente para negociar los presupuestos de Ingresos y Egresos para el 2017, éste último con el recorte más importante que se haya realizado en México y que suma los 300 mil millones de pesos.

Asimismo aseguró que la designación de Luis Miranda en Sedesol obedeció de igual forma a que había agotado su cargo de subsecretario de Gobernación, en donde tuvo que lidiar con la CNTE.

Refutó a quienes ven esta promoción como la colocación de un amigo en un cargo prominente en el Gobierno. No fue una designación de un amigo sino de un colaborador eficiente, precisó.

Y de igual forma explicó que Tomás Zerón fue sacado por él de la PGR para enviarlo al Consejo Nacional de Seguridad, debido a su capacidad y experiencia en el área y no para premiarlo por algo.

A quienes lo califican de ineficiente por la situación económica de México, les pidió ver las cifras de crecimiento y la realización de obras, pero sobre todo entender que su Gobierno vive una de las peores épocas de inestabilidad financiera y económica internacionales, donde a diferencia de su antecesor, el panista Felipe Calderón, a él le tocó enfrentar una caída en la producción petrolera y un derrumbe sin precedentes en los precios e ingresos petroleros.

Desechó siquiera pensar en una salida de la Presidencia como lo piden algunos mexicanos, y dijo que algunos no entienden que el golpeteo en su contra surge de que “se atrevió a impulsar una serie de cambios y transformaciones que, quizá hoy no se aprecien suficientemente los beneficios que tendrán para el país, pero estamos en esa etapa de instrumentación».

El reto para este gobierno, agregó, es asegurar que las reformas ofrezcan beneficios; que algunas ya lo hacen, y que «los beneficios mayores vendrán incluso después de esta administración».

En fin, visiones encontradas entre sus detractores y críticos y él desde Los Pinos y tras la Banda Presidencial.

COMPARECENCIA

La oposición en pleno en la Cámara de Diputados (PAN, PRD, PT, Morena, y PES), se confrontó ayer con el Gobierno de Enrique Peña Nieto y sus partidos, PRI y PVEM, al calificar a la actual administración como un desastre.

El choque de opiniones se dio durante la comparecencia de José Antonio Meade, titular de Hacienda quien junto con priístas y verdes subrayó que en contra de lo que afirman sus críticos, el Gobierno de Peña Nieto ha dado pasos firmes en el fortalecimiento de la hacienda pública y el crecimiento.

En una comparecencia que duró poco mas de 5 horas, los legisladores de PAN, PRD, Morena, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y Encuentro Social insistieron en que la política económica actual es simplemente un fracaso.

Un ejemplo de ello, afirmaron, es el sistema fiscal mexicano que es “hartamente ineficiente”; la deuda ha crecido y no se puede justificar la economía del país con lo que ocurre en el contexto internacional.

En respuesta el diputado priísta mexiquense Alfredo Del Mazo, presidente de la Comisión de Presupuesto, indicó que contra lo que afirman los opositores, México crece al 2.5 por ciento.

Aseguró que la recaudación fiscal pasó del 8.4 por ciento del PIB al 13.5 durante 2016.

Ello ha permitido, comentó, hacer frente a la disminución de recursos públicos por la caída en los precios del petróleo.

Otro elemento positivo, indicó, es que, “la confianza en las fortalezas de nuestra economía se refleja en la inversión extranjera directa, la cual asciende a más de 120 mil millones de dólares”.

Pausado, sin salirse nunca de su buen ánimo, saludando de mano a todos quienes pasaron a la tribuna, Meade afirmó que estos resultados los ha logrado el presidente Peña Nieto gracias al dinamismo del mercado interno que se ha convertido en el motor de la economía nacional, mediante la generación de empleos y el impulso del fortalecimiento al sector privado. 

Y consideró que el diseño del Paquete Económico, buscó mantener la estabilidad macroeconómica sin descuidar las prioridades y responde a las exigencias de la sociedad al ser realista, equitativo y responsable.

DUARTE, ¿SE VA?

Muchos se preguntaban el por qué, Javier Duarte, gobernador saliente de Veracruz caminaban tan campante y sonriente a pesar de tener decenas de acusaciones por corrupción, ineficiencia y nepotismo en su contra.

Algunos llegaron a pesar que la actitud desenfadada de Duarte –el de Veracruz-, surgía de que gozaba del amparo Presidencial, lo cual parecía una burla.

Pero resulta que el veracruzano Duarte no tiene red de protección en Los Pinos y que la PGR sí va contra él con 3 al parecer sólidas investigaciones abiertas que pudieran derivar en su detención en cualquier momento.

Los tiempos oficiales dicen que Duarte debe entregar el gobierno de su estado al panista Miguel Ángel Yunes Linares el 1 de diciembre próximo. Pero las pesquisas señalan que a lo mejor deja el cargo mucho antes que eso ocurra.

@_RVizcaino