Choques, gases lacrimógenos y heridos durante el Grito en Oaxaca

OAXACA, 16 de septiembre, (AGENCIAS / CÍRCULO DIGITAL).- Elementos de la Policía Estatal lanzaron gas lacrimógeno y replegaron a maestros disidentes que intentaron entrar por la fuerza al Zócalo antes de la celebración del Grito de la Independencia.

Al final de la refriega fueron reportados al menos 20 heridos leves.

En la calle de Guerrero del Centro Histórico, luego de marchar, los manifestantes se avanlazaron sobre la barrera de policías que resguarda el primer cuadro de la ciudad donde se realizará la ceremonia oficial que encabezaría el gobernador, Gabino Cué.

Por ello, los uniformados lanzaron gas lacrimógeno y replegaron a los maestros disidentes.

A su paso, los policías retiraron lonas y carpas que los profesores colocaron como parte de su plantón.

Sin embargo, los maestros lanzaron cohetones sobre los policías y el castillo que colocaron las autoridades como parte de la ceremonia del Grito con el fin de prenderlo.

 

Y EL GOBERNADOR PIDE EDUCACION DE CALIDAD

 

El cielo oaxaqueño se tiñó de los colores patrios cuando el gobernador Gabino Cué Monteagudo daba el Grito de Independencia ante un Zócalo colmado de locales y turistas, ante quienes expresó un “viva la educación de calidad”.

En punto de las 23:00 horas como se tenía previsto el mandatario, acompañado de miembros de su gabinete, salió al palco principal del Palacio Municipal para entonar el tradicional discurso de reconocimiento a los héroes de la Independencia mexicana.

Con la ambientación de la banda de música de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, el público que abarrotó el Zócalo gritó al unísono ¡Viva México!, al tiempo que una torre de fuegos artificiales colocada a un lado del palacio comenzaba a iluminar el cielo oaxaqueño.

“Viva la educación de calidad para los niños y niñas de Oaxaca”, fue una de las declaraciones del mandatario estatal.

Una vez realizada la ceremonia protocolaria, tanto las personas que se encontraban en los palcos del recinto como el gobernador se retiraron y las luces del interior se apagaron.

A su vez los manifestantes localizados a las afueras del edificio estatal continuaron con su protesta, sin que se registrara incidente alguno.

Asimismo la gente poco a poco comenzó a dispersarse para dirigirse al Zócalo, donde se llevaba a cabo la presentación de un mariachi.