Propone Dolores Padierna nuevo formato para analizar el Informe Presidencial

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de septiembre, (POLITIQUERIAS / CÍRCULO DIGITAL).- En medio de la crisis institucional por la que atraviesa el país, la presentación del Informe Presidencial se convirtió en una ceremonia de culto al presidencialismo y a la frivolidad, sostuvo la senadora Dolores Padierna Luna.

En ese sentido y con el propósito de retomar la esencia política, jurídica e histórica del Informe Presidencial, la vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del PRD presentó una iniciativa para modificar el artículo 69 constitucional.

Al fundamentar su propuesta, Padierna Luna aseveró que, aunque para el Gobierno se trate sólo de una crisis de percepciones, para la mayoría de los mexicanos se trata de una crisis generalizada por la decepción, la falta de resultados tangibles a cuatro años de gobierno y el pacto de impunidad que genera una crisis de confianza.

“El Cuarto Informe de Gobierno derivó en la peor caricatura de una ceremonia republicana. En México hemos pasado del culto al presidencialismo al culto a la frivolidad. Pasamos del monólogo del Ejecutivo ante el Congreso a la ausencia de y al monólogo televisivamente controlado”, dijo.

La perredista lamentó la  intención deliberada de evitar el debate entre poderes de la Unión y el cuestionamiento a la falta de resultados y la rendición de cuentas del Ejecutivo federal.

Dolores Padierna destacó la importancia de analizar las propuestas y la experiencia en distintas naciones así como de impulsar nuevas formas de contrapeso entre poderes.

La propuesta de la senadora plantea que el informe deberá ser presentado por el Presidente de la República en la apertura de sesiones de cada año del Congreso de la Unión con una intervención de cada grupo parlamentario y una serie de cuestionamientos al Ejecutivo.

“Para vincular una mayor responsabilidad de los resultados que se informen, el Ejecutivo Federal comparecerá para rendir cuentas del estado que guarda la administración pública federal, bajo protesta de decir verdad”, agregó.

 

Añadió que el análisis del informe se realizará en cuatro etapas que incluyen mesas de trabajo por comisiones donde se hagan observaciones al informe; sesiones de análisis del informe con la presencia permanente del presidente de la República y/o las y los titulares de las dependencias y entidades de la Administración Pública federal donde se pueda generar un debate.

Además, dijo, se realizará una labor de seguimiento al informe donde se faculte a la Auditoría Superior de la Federación a dar seguimiento a las observaciones realizadas.

“Tomemos una decisión sobre este tema; de esta manera, estaremos evitando el culto a la personalidad, superaremos el culto a la frivolidad y sembraremos el culto al diálogo y a la verdadera rendición de cuentas”, concluyó.