Pide Barbosa a Peña dejar de proteger a sus amigos del Gabinete Presidencial

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).—Ante la posición del Ejecutivo de proteger a los miembros del gabinete y mantenerlos en cargos a pesar de sus cuestionables desempeños, como el caso del titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y el Deporte (CONADE), Alfredo Castillo, el senador Miguel Barbosa Huerta pidió al presidente Enrique Peña Nieto dejar de rivalizar con la gente y escuchar sus reclamos.

El coordinador parlamentario del PRD en el Senado de la República reconoció que el gobierno del presidente Peña Nieto, como todos los gobiernos de la República, ha atravesado por momentos críticos y difíciles, derivados de hechos concretos, coyunturas políticas o situaciones acumuladas en alguna área.

Ante estas crisis, apuntó el senador, los presidentes en turno han tomado decisiones que modifican políticas públicas, impulsan o detienen acciones o, en su caso, relevan de su cargo a integrantes del gabinete o de su equipo.

Sin embargo, afirmó, Enrique Peña Nieto ha omitido a lo largo de cuatro años tomar decisiones para quitar a integrantes de su gabinete y se ha convertido en un protector político de su club de amigos, como Alfredo Castillo al frente de la Conade.

Es conocido que Alfredo Castillo es del círculo cercano del presidente Peña, que su designación como titular de la CONADE se debió, después de su regreso de Michoacán y para no mandarlo a la PGR,  a que ‘él sí sabe de deporte’ sin tener ninguna expertise  profesional y menos olímpica de alguna disciplina deportiva”, dijo.

Tras los escándalos que protagonizó en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, agregó Barbosa Huerta, Alfredo Castillo fue recibido en privado por su amigo Enrique Peña Nieto y, después de ello y con las medallas obtenidas, en cuyo logro nada tuvo que ver la CONADE, todo se arregló.

“El Presidente volvió a reiterar que Alfredo Castillo ‘sí sabe de deporte’ y que él quería que siguiera al frente de la CONADE; además de ordenar que fuera recibido en comisiones de ambas cámaras, en lo que debe calificarse como una vacilada que ofende a la dignidad del Congreso”, añadió.

Miguel Barbosa aseguró que los relevos en los gabinetes son asuntos de responsabilidad frente al Estado y no símbolos de debilidad política del gobernante.

En ese sentido, exhortó al Presidente ser sensible a lo que el pueblo siente y con sus posiciones sobre asuntos que generan una reacción de enojo y frustración social.