Jóvenes deben tener una visión internacional: rector de la UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de agosto, (AMPRYT / CÍRCULO DIGITAL).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, sostuvo que es insuficiente preparar a los jóvenes para las necesidades nacionales, por lo que también deben tener una visión internacional.

“La globalización es un fenómeno irreversible. Así es el mundo y así deben ser nuestras metas educativas” afirmó.

Durante la firma de un convenio entre la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) y la Asociación Latinoamericana de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ALAFEC), consideró que América Latina debe aspirar a terminar con barreras económicas, propiciar el intercambio y a una integración económica total.

“La firma de este convenio es la mejor muestra de que si superamos fronteras y derribamos barreras conseguiremos, con todo respeto a nuestras diferencias, contribuir a un mejor futuro de los estudiantes y del despegue económico de la región”, resaltó.

El rector consideró que los países comparten cultura, historia, problemas de desarrollo y aspiraciones similares, además de la necesidad de crecer, hacer negocios, crear empleos y de un desarrollo más rápido.

En ese proceso, las universidades deben ser el puente que una al conocimiento, la ciencia y la tecnología con los requerimientos sociales, culturales y económicos de la región en la que nos desenvolvemos y a la que aspiramos transformar, enfatizó mediante un comunicado.

A su vez, el director de la FCA, Alberto Adam Siade, hizo ver la importancia de que instituciones de educación superior en Latinoamérica se unan para el seguimiento y surgimiento de macroproyectos de indagación que permitan resolver problemáticas compartidas con la generación del conocimiento propio.

En representación de los rectores de las instituciones participantes en este pacto, Juan Manuel Zolezzi Cid, de la Universidad de Santiago de Chile, aseguró a quienes firmaron el acuerdo que “tienen la certeza de que se suman a un proyecto serio, profesional, con altura de miras, llamado a asumir los grandes temas de la región”.

Agregó que nuestras realidades constituyen un campo fértil para el desarrollo de estudios comparados y se tiene la posibilidad de construir una curva de aprendizaje a partir de experiencias documentadas por académicos e investigadores de los países involucrados.