Foro de legisladores pone a pensar en modificaciones de Reforma Educativa

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de agosto, (EL PUNTO CRÍTICO/ CÍRCULO DIGITAL).- A tres años de la reforma educativa el líder parlamentario del PRD, Miguel Barbosa Huerta reconoció que la niñez y la juventud mexicana requieren de un mejor nivel académico, por lo que resulta necesaria una reflexión profunda de la Reforma para reconocer que el espíritu de ésta debe ser el modelo educativo.

En el marco de la inauguración del seminario “A tres años de la reforma en materia educativa”, el también presidente del Instituto Belisario Domínguez recordó que en 2013, el centro del debate en el tema era el derecho de los mexicanos a una educación de calidad y por ello, se consiguió una mayoría en el propósito, “el alcance de una Reforma Educativa basada en una visión del derecho, el acceso al derecho a una educación con calidad”, dijo.

Acompañado de el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer y de legisladores, Barbosa Huerta reconoció que el tema de la evaluación docente es el más controversial de la Reforma Educativa porque choca con los intereses clientelares del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Y por ello, el legislador del Sol Azteca hizo hincapié en la necesidad de reflexionar y darle un tratamiento legislativo, no sólo de política pública, al modelo educativo en México; “tiene que ser visto también como un insumo y un producto legislativo”.

Por ello, dijo, la realización de este seminario resulta de vital importancia a tres años de la puesta en vigor de la reforma constitucional en materia educativa, pues es un asunto de plena vigencia.

Por su parte, el titular de la SEP pidió tener paciencia para que se pueda aplicar la reforma educativa en el país y con base en la práctica se decidan después cuáles son los cambios legislativos que deban realizarse.

«La implementación de una reforma de este tamaño es larga y lenta. Tenemos que ser pacientes como país, porque esa es la realidad, no sólo por el tamaño, la complejidad y el nivel de reto por el que venimos, sino porque los cambios educativos son procesos de largo plazo», sostuvo.

Además, Nuño Mayer aseguró la reforma está «bien hecha» y que los términos en la que fue creada incluso dan espacio para que pueda realizarse un periodo de prueba y error con el fin de hacer los ajustes necesarios.

En su oportunidad, el senador Juan Carlos Romero Hicks, presidente de la Comisión de Educación en esta cámara legislativa, dijo que a tres años de aplicarse la reforma se ha perdido la esperanza de cambio.

«En los primeros tres años es difícil evaluar lo que se ha logrado por diferentes motivos: la prueba de Enlace se cambia y se convierte en la prueba de Planea y es difícil tener series históricas», expuso el legislador.