Movimientos del cuerpo permiten localizar deterioro motriz

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo, (DOBLE TINTA / CÍRCULO DIGITAL).- Los movimientos de una persona proporcionan datos sobre su estado de salud, en particular, del sistema musculoesquelético, aseguró una investigadora del Laboratorio de Análisis de Movimiento del Instituto Nacional de Rehabilitación (LAM-INR).

“El análisis de movimiento es una herramienta que permite obtener información de cómo se ejecuta una actividad motora, lo que es útil para el seguimiento del tratamiento ortopédico o de rehabilitación”, explicó la doctora Ivett Quiñones Urióstegui.

La especialista añadió que esta técnica también permite desarrollar herramientas de entrenamiento de alguna actividad motriz o cinética y corregir gestos motores deportivos.

Quiñones Urióstegui subrayó que en el LAM-INR evalúan el movimiento de pacientes, incluidos en proyectos de investigación, con el objetivo de identificar patrones de movimiento anormales.

“El análisis de movimiento es aplicar técnicas de evaluación que proporcionan información cuantitativa de parámetros físicos relacionados con el movimiento a través de la biomecánica, mediante la cinética y la cinemática”, detalló.

Precisó que la información derivada del análisis de movimiento es importante para especialistas en el área de rehabilitación y ortopedia, ya que de esta forma pueden tomar decisiones sobre el tratamiento adecuado que debe seguir el paciente.

La doctora explicó que el laboratorio cuenta con un tapete instrumentado para analizar la marcha, dos plataformas de fuerzas, celdas de carga que miden la fuerza, un sistema de fotogrametría basado en cámaras, sensores inerciales para medir la aceleración y posición en el espacio.

Además, de electromiografía que posibilita el escrutinio de la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos, diversos ergómetros, como caminadoras, por ejemplo, para medir ciclos de movimiento.

La investigadora comentó que en cada uno de los proyectos de investigación que se desarrollan en el LAM-INR se generan modelos biomecánicos, programas informáticos, bases de datos y en ciertos casos máquinas.

Así como circuitos electrónicos que permiten leer señales de sensores a fin de proporcionar variables temporales, espaciales, de fuerza, entre otros.

Todo ello, dijo la especialista, con el fin de medir con precisión la movilidad de las personas, identificar el control neuromuscular anormal, desórdenes musculares y prevenir lesiones.

Resaltó que los proyectos del Laboratorio de Análisis de Movimiento del INR se orientan a estudiar patrones de movimiento que identifiquen una condición de discapacidad y permitan seleccionar estrategias de tratamiento de forma temprana.