México y el mundo deben a Shakespeare respeto genuino: Modenessi

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril, (PRIMERA FILA / CÍRCULO DIGITAL).–¿Qué le debemos a Shakespeare? “Un respeto más genuino que el que comúnmente se le da, esa suerte de barniz de alta cultura bañada con citas rimbombantes de críticos y funcionarios que no saben de qué están hablando. Además del que conocemos, hay ‘otro Shakespeare’ que vale mucho más la pena y que nos transmite mucho más”, respondió Manuel Alfredo Michel Modenessi.

El máximo conocedor mundial de la obra de Shakespeare, tanto poética como teatral, aseguró que al dramaturgo William Shakespeare (Avon-26 de abril de 1564-3 de mayo de 1616) le debemos perder el respeto falso y otorgarle otro, uno más auténtico.

“Debemos olvidarnos de los homenajes a la figura enciclopédica y venerada básicamente por reflejo histórico, e interesarnos en su trabajo como un estímulo de la creatividad”, añadió.

Conocido desde hace siglos como “El bardo de Avon”, Shakespeare es calificado como el más importante escritor en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal. Poeta, actor y dramaturgo, el autor inglés tiene en el doctor Michel Modenessi a la máxima autoridad universal; actualmente, el doctor Michel Modenessi radica en la ciudad de Londres, ocupado en varios proyectos en torno a Shakespeare.

Entrevistado vía telefónica por Notimex, el especialista en la obra, figura, trascendencia y aportes de Shakespeare a la literatura inglesa y del mundo, dejó ver, en sus palabras, que se precia de tener un lugar, “bien ganado”, como shakespearista en el mundo de las letras inglesas y específicamente en Hispanoamérica y subrayó tajante que él no es, de ninguna manera, “quien acuse o menosprecie a William Shakespeare en ninguna de sus facetas”.

En ese sentido, el especialista internacional fustigó de manera severa a quienes al hablar del dramaturgo inglés “dicen mucho sin decir nada, apelan a los lugares comunes más recurrentes y derraman elogios de dientes para afuera en discursos que han sido repetidos hasta la saciedad por personas que no se han acercado nunca a su obra, menos aún con un espíritu crítico y mucho menos incisivo, ni conocen la obra viva de Shakespeare”.

Dijo que la poesía lírica del personaje en cuestión es muy importante, lo mismo que sus sonetos, pero primordialmente, “Shakespeare fue un gran dramaturgo, y como todos muy bien sabemos, lo que producen los dramaturgos es dramaturgia, textos que son grandes provocaciones y estímulos para que otros artistas trabajen con ellos y ofrezcan al público sus propias visiones e interpretaciones de esos textos o produzcan a partir de esas obras”.

El doctor Michel Modenessi citó que de las aproximadamente 38 obras conocidas de Shakespeare -los críticos manejan varios números-, “no podemos decir que la totalidad de ellas son los más grandes monumentos de la dramaturgia universal, sin embargo, hay un núcleo que es bastante más amplio de lo que actualmente se conoce debido a que hay una gran repetición en cómo la gente lo aborda y lo monta en escena”.

Explicó que de las versiones teatrales que se montan a partir de obras del autor inglés, no de todas se puede decir que aprovechan ni cercanamente la intensidad, la fuerza y la grandeza que el dramaturgo de Avon puso en su trabajo. “Por otro lado, hay una serie de obras de este mismo autor que se desperdician, que no se ven, que la gente ni siquiera sospecha que existen porque no se montan”, subrayó con conocimiento de causa.

Sobre el tema, el experto señaló que afortunadamente, “este año Mauricio García Lozano va a montar una gran comedia siniestra de Shakespeare, llamada ‘Medida por medida’ (Measure for measure), escrita en 1603 o tal vez 1604 y publicada originalmente en 1623 en el Primer Folio como una comedia, sin embargo, muchos de los editores contemporáneos no se han puesto de acuerdo para clasificarla.

“Yo soy el traductor, como lo he sido de bastantes obras de Shakespeare, y estoy muy contento de que García Lozano la lleve al escenario, debido a que es una pieza que le viene muy bien a México en este momento y seguramente él hará un buen trabajo”, dijo para recordar que hace poco se montó una buena adaptación de esta pieza que casi no se ha visto. “De Shakespeare hay muchas obras que no se representan”, lamentó enseguida.

Reconoció, sin embargo, que no necesariamente se puede decir que Shakespeare está desperdiciado. “De los 400 años de los que se habla en estos días, hay al menos unos 100 años en los que Shakespeare era prácticamente nada. Y hay otro punto: A lo largo de esos 400 años, Shakespeare es muchas cosas distintas, un fenómeno en relación dinámica con la recepción y las dinámicas de los tiempos”.

Consideró que de Shakespeare se debe hablar según la época en que se le coloca. “Hubo un momento en que él no era nada, se le retomó a finales del siglo XVII y se le retoma de otra manera a mediados del XVIII; se le glorifica como una especie de santo patrono de los más grandes poetas del universo en los albores del XIX, y se le convierte en musa de Freud en pleno siglo XX”.

Actualmente el entrevistado colabora en tres proyectos denominados Global Shakespeare, aunque dijo que la etiqueta “Global Shakespeare” se ha popularizado mucho, “porque una de las cosas más populares en la actualidad alrededor del dramaturgo es justo el fenómeno global, y es evidente, porque él tiene un alcance impresionante”.

El doctor Manuel Alfredo Michel Modenessi es responsable por México del proyecto Global Shakespeares, en el que participan instituciones de Inglaterra, Estados Unidos y este país.

Hoy, Shakespeare se estudia no como autor, sino como fenómeno cultural. El proyecto es coordinado por Peter Donaldson, del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y explora las manifestaciones globales de William Shakespeare en escena.

“Hay una variedad de recepción de Shakespeare que indica que hay ahí un fenómeno con una enorme vida y energía que compartir y repartir a lo largo de su vida y de su historia”.

Por lo anterior, Global Shakespeares invita a la comunidad global de académicos y estudiantes interesados en William Shakespeare a contribuir con ese sitio web con material escrito y audiovisual. Tiene vínculos internacionales y está a disposición de todos los interesados.