Identifica IEDF cuatro casos que requieren especificar delimitación territorial con el Estado de México

0
39

MÉXICO, 21 DE ABRIL (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- Los integrantes de la Asamblea Constituyente deberán contar con un padrón de pueblos y barrios originarios, que permita reconocer la diversidad cultural de la ciudad para establecer nuevas demarcaciones político-administrativa y electorales, coincidieron expertos durante el Foro: Elementos técnicos para la definición de una nueva geografía política y electoral de la Ciudad de México.

En el segundo día de trabajo del Foro y bajo el tema Criterios para determinar los límites de las demarcaciones políticas, se estableció que si se parte del reconocimiento a la diversidad cultural, sin duda habrá una división territorial justa, que promoverá la gobernabilidad y posibilitará el diseño de políticas públicas asertivas y planes de desarrollo adecuados, según lo expresado por Teresa Mora Vázquez, profesora-investigadora del INAH.

Son 312 pueblos o barrios originarios los que existen en la ciudad, conforme a datos de SEDEREC del 2014, informó la investigadora del INAH. Estos tienen como característica que son territorios culturales no sólo como extensión de la superficie terrestre habitada, sino como un espacio apropiado y valorizado simbólica e instrumentalmente materializado en instituciones por sus pobladores.

Estamos en el momento ideal para realizar una división territorial que sea de beneficio para pobladores y gobernantes, consideró Teresa Mora Vázquez, quien pidió ajustar los modelos matemáticos y trabajar con la gente para que nuevas demarcaciones les beneficie y redunden en un mejor ejercicio gubernamental.

Moderada por el consejero Pablo César Lezama Barreda, se estableció en la mesa de análisis, que el Constituyente de la Ciudad de México deberá tomar en cuenta a nuevos actores, como son los pueblos originarios (ubicados en las zonas rurales y semirrurales de la ciudad); los pueblos urbanos; los barrios populares, y la migración indígena radicada en la capital del país, según la perspectiva de Iván Gomezcésar Hernández, profesor investigador de la UACM.

Hoy se requiere entender que la diversidad es la base de nuestra comunidad, afirmó el investigador, quien destacó –respecto a los pueblos originarios- que  “si el Constituyente no tomara en cuenta este aspecto sería catastrófico”.

No hacer invisible la existencia de pueblos originarios en la ciudad de México, fue el llamado realizado por Adriana Fabiola Poblano Ramos, quien propuso que a los integrantes del Constituyente se dote de un padrón de pueblos y barrios originarios, como punto de partida para la futura delimitación territorial.

No sólo debería establecerse un criterio de número poblacional para límites geográficos, sino también incluir criterios de libre autodeterminación, el derecho al territorio, el derecho a la consulta (vinculante) y a la representación política propia, fue la solicitud realizada por Poblano Ramos, presidenta del Consejo de los Pueblos y Barrios Originarios del DF.

Ella pidió evitar fraccionar a los pueblos originarios y evitar casos como el pueblo originario de Culhuacan, que fue fraccionado y actualmente pertenece a dos delegaciones (Iztapalapa y Coyoacán). Por ello, pidió atender la representación de los pueblos y barrios para efectos de una delimitación electoral debe ser atendido

Para Juan Gabriel García Ruiz, director de la Secretaría de la Comisión Nacional de Vigilancia del INE, sería posible establecer el padrón de pueblos originarios, identificarlos, hacer un padrón y delimitarlos. Es posible avanzar en esta ruta y hacer justicia histórica, indicó.

Para el funcionario del INE, en términos de nueva delimitación político administrativa, no importa tanto lo que determine el Constituyente o las reglas que ponga, lo más importante es que exista el mayor consenso político en la creación de reglas. Una vez puestas las reglas es hacer que se respeten y si se logran ambos, seguramente tendrán una legitimidad que marcará el buen destino, indicó.

Al presentar distintos escenarios sobre una posible delimitación geográfica, insistió en que es posible conciliar el asunto de barrios originarios con la necesidad de crear nuevas demarcaciones político-administrativas.

Las delimitaciones territoriales no son atribución de autoridades electorales

Durante la mesa dedicada a abordar la problemática de límites territoriales, expertos destacaron que las autoridades electorales no deben definirlos, sino que su tarea se circunscribe a actualizar la cartografía, toda vez que éstos deben estar referenciados por el Congreso de la Unión (a nivel federal) o el órgano legislativo local (a nivel estatal).

Existen cuatro casos de problemas de límites con el Estado de México y la Ciudad de México, identificados por el Instituto Electoral del Distrito Federal, informó la directora ejecutiva de Organización y Geoestadística Electoral del IEDF, Delia del Toro López.

Estos cuatro casos son: 1) Bosque de las Lomas, situado entre Miguel Hidalgo y Huixquilucan; 2) Conjunto trianon La Retama, ubicado entre Cuajimalpa y Huixquilucan; 3) Campo Militar, localizado entre  Miguel Hidalgo y Naucalpan; y 4) Lázaro Cárdenas, referenciado entre Gustavo A. Madero y Tlalnepantla.

Estos casos ilustran la necesidad de integrar un grupo multidisciplinario conformado por  actores sociales e instituciones que procuren beneficiar a la población y no afectarla, frente  estableció Delia del Toro López. Estamos ante una oportunidad idónea para trabajar con la gente, ir a campo y preguntar, toda vez que el Constituyente existe esa posibilidad, refirió la funcionaria del IEDF.

Por su parte, el vocal del Registro Federal de Electores de la Junta Local Ejecutiva del Estado de México, Rubén Pérez Pérez, en el establecimiento de límites deben utilizarse las nuevas tecnologías, combinadas con un trabajo de campo.

El funcionario de la Junta Local Ejecutiva del INE en el Estado de México insistió que los institutos electorales no definen los límites, se circunscriben a  actualizar la cartografía establecida por los Congresos de la Unión a nivel federal o los cogresos locales a nivel estatal.

Para la consejera Gabriela Williams Salazar, los decretos de los límites han sido sobrepasados por el comportamiento demográfico, situación ligada a la preferencia electoral de la ciudadanía y la pertenencia cultural.

Recordó que, en esta materia, hay ciudadanos que prefieren pertenecer a un municipio o delegación, que orienta su decisión por contar con mejores servicios o preferencia a un partido político, es decir cuestiones políticas que van más allá.

Comments are closed.