Graco puso en riesgo la elección de Blanco: INE

Ciudad de México, 21 de Enero  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-El vocal ejecutivo del INE en Morelos, Pablo Aispuro Cárdenas, acusó al exgobernador Graco Ramírez de haber arriesgado la elección local de 2018 y dijo que Cuauhtémoc Blanco fue perseguido

México.- En su despedida de Morelos, ya que en unos días se hará cargo de la Vocalía Ejecutiva del INE en San Luis Potosí, Aispuro Cárdenas señaló que Morelos tiene un sistema electoral tan frágil “que el Ejecutivo o el Poder Legislativo pueden poner en riesgo la integridad y la solidez”.

En entrevista para Organización Editorial Mexicana, el funcionario electoral calificó de irresponsable la actuación del anterior gobernador de Morelos, Graco Ramírez, y de la pasada legislatura local por recortar y entregar de manera tardía los recursos al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac), situación que fue denunciada en múltiples ocasiones por la consejera presidenta de este organismo, Ana Isabel León Trueba.

– Este asunto de los recursos, del castigo de recursos al Impepac… decía la maestra Ana Isabel (León Trueba) que Graco (Ramírez) puso en riesgo la elección. ¿Tú compartes esa idea?

– Sí… Yo lo dije varias veces durante el proceso, que no me parecía muy responsable la manera en cómo se estaba conduciendo el Ejecutivo, como se estaba conduciendo el Congreso. No puedes meter en la misma canasta al Instituto responsable de procesar la transición del poder público que otras instituciones. En ese momento, si no fue prioridad para el gobernador y para el Congreso sostener bien al Instituto Electoral local fue una enorme irresponsabilidad.

Si se hubiera caído la elección, malo; si hubiese habido violencia el día de la elección, malo.

Realmente, fue grave lo que sucedió en el estado de Morelos. Yo sí creo que la estructura del Poder Ejecutivo precedente, y también creo que las decisiones de la legislatura, precedente, fueron de una enorme irresponsabilidad.

– Tú conoces bien a Cuauhtémoc Blanco… ¿Lo percibes como un demócrata?

– A mí me parece que Cuauhtémoc Blanco es un hombre bien intencionado, quizá con poca formación política. Lo que yo sé, lo que yo vi fue un agobio.

Lo que yo vi fue un funcionario, un edil agobiado, preocupado, angustiado en ese momento. Lo que sí sé es que ganó la gubernatura del estado y hoy es el gobernador.

Lo que sí sé es que hubo momentos complicados en donde hubo intentos de tumbarle la candidatura y eventualmente anular el resultado de la elección, eso es lo que yo puedo decir.

– ¿Morelos te preparó para casi cualquier cosa? ¿Llegó un momento en el que tú dijeras ‘Esto no va a salir’?

– Es interesante decirlo, pero Morelos me preparó para cualquier cosa, la verdad. No había vivido, yo no había tenido un escenario como este, donde fuese necesario, incluso, no solamente dejar una maquinaria muy aceitada para que operara la elección federal cuando yo estoy haciendo otras cosas. Es decir, mis compañeras y compañeros haciendo y preparando la elección cuando el vocal ejecutivo estaba acercándose al gobierno del estado, acercándose a los partidos, al Congreso local, al organismo local electoral para generar las condiciones para un primero de julio como transcurrió.

Ayudó también a que se transitara en paz, que el margen con el que ganó el ahora gobernador fuera tan amplio, más del 50 por ciento de la votación.

Nunca me plantee “esto no sale”, nunca hice la llamada a México diciendo “esto no sale”. Tenía que salir, hicimos todo para que saliera.

Aunque llegó un momento en el que se hizo intransitable la gestión del OPLE (Organismo Público Local Electoral, en el caso el Impepac), es decir, los propios consejeros y consejeras no se ponían de acuerdo, lo que resulta lamentable para la designación de funcionarios centrales de la operación institucional.

Es decir, me parece que a ratos les faltó generosidad, y los aprecio a todos, te lo quiero decir, con todos tengo una magnífica relación, pero te puedo decir que desde mi punto de vista les faltó generosidad, les faltó altura de miras para, aún cuando no tuviesen todas las simpatías con la presidencia, pensar primero en el proceso electoral, en la institución, en lo fundamental para resolver temas en los que tuvo que entrar el INE, es decir, a nivel estatal.