Contra política de “contentillo” del gobierno federal en materia energética: Canacintra

+Severa crítica al presidente de México por la cancelación de la Reforma en hidrocarburos

+Genera desconfianza cuando se cambian las reglas de inversión “un día y el otro también”, sostiene

+Invita a que deje de hablar de “manera superflua” sobre el tema

+Pide “dialogo abierto” y no de “sordos”, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de las Transformación

 

Ciudad de México, 14 de enero (Jesús Yáñez Orozco / MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- Sin antecedentes durante 14 meses de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador –un organismo empresarial–, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, osó alzar la voz e hizo severa crítica a la política energética de del gobierno federal, tildándolo de “contentillo». Por lo que llamó a un “diálogo abierto”, no de “sordos”, y se pronunció abiertamente en contra de la cancelación de las reformas legales en materia de energía impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto –2012-2018–.

“Invitamos a que se deje de hablar de manera superflua de la problemática energética de México”, conminó José Enoch Castellanos Férez, presidente de la Canacintra, porque no se genera confianza cuando se cambian las reglas de inversión «un día y el otro también”.

Por ello, la Canacintra lanzó un llamado al presidente López Obrador, sin mencionarlo por su nombre –durante casi una hora de conferencia de prensa y sesión de preguntas y respuestas–, para que, “en línea con su vocación democrática”, abra un diálogo con todos los actores relevantes de México, con el fin de definir una política energética que proyecte a México “al futuro que queremos ver en 30 años”.

Y, sugirió, “nos sentemos en una mesa permanente, autoridades, usuarios, industriales, comerciantes, representantes de las comisiones reguladoras de energía, la comisión nacional de hidrocarburos, para ponernos de acuerdo sobre lo que queremos”

Éste, agregó, “no es un tema que requiera una respuesta unilateral”, por parte del gobierno, sino que tiene que ser “anticíclico”, mediano plazo, un plan a 30 años, insistió.

La decisión unilateral del jefe del Ejecutivo para cancelar las rondas de licitación petroleras y limitar la participación privada en el sector energético conllevará a que México se enfrente al desabasto “crítico” en el corto plazo y presente incrementos entre 30 y 60% en los costos de gas, gasolina, electricidad y otros insumos para la industria, alertó Castellanos.

Calificó como “incongruentes” las posiciones del gobierno, que por un lado habla de soberanía nacional energética y por la otra ha aumentado las compras de hidrocarburos desde Estados Unidos y el aval del presidente Donald Trump.

“Nos oponemos terminantemente al retroceso histórico que representaría de facto la anulación de la reforma energética por la vía de la cancelación a nuevas rondas de licitación de bloques para exploración y producción de hidrocarburos”, puntualizó

Y rechazó cambios normativos –o acuerdos– en la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para fortalecer de “manera artificial” a la CFE y a Pemex o “inhibir” las inversiones privadas en el mercado de venta de electricidad, gasolina, diésel y gas LP”.

También cuestionó que los modelos monopólicos de ambas empresas, con enfoque recaudatorio, demostraron, con el paso del tiempo, su ineficiencia para México, ya que los activos de Pemex y CFE cayeron en la obsolescencia y sus reservas se vieron disminuidas de manera crítica.

Los monopolios públicos o privados, subrayó, son instituciones extractivas que toman recursos de los usuarios o del erario público para generar “falsas ideas de éxito” o crecimiento económico a “costa de terceros”.

Asimismo, los industriales afiliados al organismo pidieron al Jefe del Ejecutivo que se fortalezca la confianza de los inversionistas mediante la guía y la rectoría del Estado mexicano en el marco de las leyes vigentes.

Más adelante, aseguró compartir con el pueblo de México la confianza en el gobierno federal para que «más allá de ideologías», se tomen las «decisiones racionales» de política pública que permitan el crecimiento económico con justicia social, como única vía para la mejora sostenida en las condiciones de vida de los mexicanos.

“Cualquier retraso en los planes se pagará con escasez en el futuro”, sentenció.

Y remató, lapidario, sobre la política asistencialista gubernamental :

“No se pude repartir lo que no lo se genera, lo que no hay en la bolsa”.