Para mejorar los niveles de seguridad en el país no basta sólo con reducir la pobreza ni liberar el uso de la marihuana

Ciudad de México, 28 de Diciembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- Los encargados de la política de seguridad nacional del Gobierno de México, principalmente el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Secretario de Seguridad Pública, el Dr. Alfonso Durazo y la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tienen el reto de establecer y liderar una estrategia integral que atienda de manera eficaz las necesidades de la ciudadanía en la materia, por encima de acciones aisladas o de los discursos políticos y los posicionamientos públicos.

“Hasta hoy los mexicanos hemos sido testigos de una narrativa que no se estructura por completo, acompañada de actos públicos que nos dejan con la sensación de que hace falta seguir trabajando para generar una estrategia puntual en el modelo de seguridad pública del Gobierno de México”, opinó Raúl Sapién Santos, Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe replantearse un modelo mucho más enfocado en la generación de inteligencia, en la coordinación y en el desarrollo de cuerpos de seguridad sólidos, que además sean cercanos a la gente.

No es posible mejorar la seguridad en el País, simplemente desapareciendo o generando nuevas instituciones o protocolos. Tal es el caso del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), del Estado Mayor Presidencial (EMP), del Cuerpo de Granaderos en la Ciudad de México, la despenalización del uso de la marihuana, la promulgación de una eventual Ley de Amnistía, entre otras propuestas, aseveró Raúl Sapién Santos.

El modelo de seguridad nacional que debe buscar el nuevo Gobierno de México requiere considerar ciertos pilares estratégicos como la inteligencia y la innovación; una policía de proximidad que integre y genere confianza en la gente; trabajar de manera coordinada y articulada con la policía nacional; así como una formación especializada y remuneración adecuada a los elementos que la integran. “Atacar las causas de los problemas de seguridad puede dar resultados concretos, sin embargo, aún parece una tarea de muy largo plazo”, finalizó Raúl Sapién Santos.