¿Te casas o te cazas?

 LUCERO DEL PILAR MARQUEZ

 *Se ha hecho costumbre la unión en libertad

+EL divorcio aumenta y el matrimonio se reduce

 Los números: El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) destacó que en los últimos años el número de divorcios aumentó en relación con los matrimonios, debido a que un mayor número de personas deciden vivir en unión libre, dando paso a menor número de uniones legales. Así, entre el año 2000 y el 2015 el monto de divorcios aumentó 136.4%, mientras que el de matrimonios se redujo en 21.4 por ciento.

Mis dudas: ¿Por qué se han incrementado los divorcios? ¿Por qué las personas ya no se casan? ¿Acaso será porque sentimos que nos cazamos? ¿Las mujeres y hombres de mi México lindo y querido ya no juegan a los cuentos de hadas? ¿Ya no se creen en el…fueron felices para siempre? ¿El divorcio es la alternativa? ¿Las y los jóvenes le temen al compromiso? ¿Compromiso de quién para quién o de què para què?; si vivo en unión libre ¿no soy una persona comprometida? ¿La soltería es señal de miedo?

Mis ayeres: El matrimonio era fundamental para vivir en pareja; se consideraba a la llamada familia nuclear, madre, padre e hijos, como fundamento y unidad básica de la civilización; la letra escarlata para las mujeres divorciadas o con hijos fuera del matrimonio; el honor de toda la familia se jugaba en un casamiento ¿Será? ¿Fue? ¿Es?

Mis presentes: La unión institucionalizada entre hombre y mujer se ha modificado sensiblemente desde que fuese documentada por primera vez en la Mesopotamia del año 4.000 a.C; el cambio,  tal vez, tal vez, sólo tal vez, se deba a la adquisición de los derechos de la mujer, en la búsqueda de igualdad de condiciones con el hombre; tal vez, la desacralización de dicha unión; tal vez nos hemos dado cuenta que no es lo mismo estar unidos en una relación de pareja donde tanto el hombre como la mujer pueden irse, acercarse o quedarse, y no estar enganchados, atrapados para cazarnos unos a otras o viceversa; tal vez soy un ser humano y no un objeto lindo propiedad de nadie; tal vez me respeto y me amo tanto que los otros y las otras tiene derecho a elegir cómo amar y amarse.

Mis recetas para un buen matrimonio, un buen divorcio y la felicidad en soltería o el paraíso en unión libre: NO HAY RECETAS, vive como tú quieras, ama como tú lo elijas, vive como tú decidas y asume tus responsabilidades. Dicen que la verdad nos hace libres, yo agrego un ingrediente: la conciencia de quién soy, a dónde voy y con quién voy… no es cuestión de suerte.

Casados…  divorciados… separados… solteros…  Tú tienes la mejor opción.