El gobierno trabaja para resolver el conflicto magisterial: PRI

CIUDAD DE MÉXICO, 08 de agosto, (DOBLE TINTA / CÍRCULO DIGITAL).- El coordinador Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, aseguró que el gobierno federal trabaja para construir consensos y resolver, a la brevedad, el conflicto con el magisterio disidente y así disminuir las afectaciones a los ciudadanos.

Asimismo, el también presidente de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, recordó que es una obligación de todas las personas físicas y morales, pagar impuestos para mantener el funcionamiento del Estado mexicano.

Dijo que si bien es cierto todas las personas tienen derecho a expresarse, también lo es que la población en general cuente con la garantía de vivir en paz, ejercer su libertad de tránsito, de locomoción, desarrollar sus actividades laborales y empresariales.

“Por respetable que sean los planteamientos de cualquiera, incluidos los maestros, nadie puede alterar el orden público ni hacer caótica la vida de todos los días en estados, en comunidades; queremos respetar los derechos de otros, pero que respeten los propios”, aseguró.

César Camacho consideró que la obligación de pagar impuestos no la puede evadir nadie y, aunque no es popular, es indispensable para prestar servicios públicos, infraestructura, programas sociales, entre otros, que mantengan el funcionamiento cotidiano del país y sus instituciones.

El líder de los priistas en San Lázaro, sostuvo que, aun cuando no es un delito presentar declaraciones fiscales en cero, como lo han propuesto los empresarios, se considera un incumplimiento a una obligación establecida en la Constitución, “y me parece que éste no es un buen argumento, porque no son los empresarios los únicos que podrían aducir que tienen alguna consecuencia derivada estos bloqueos”.

Finalmente, el legislador mexiquense, sostuvo que los empresarios en México, como cualquier ciudadano, tienen derecho a pedir que haya una aplicación firme de la ley y “el gobierno está involucrado, no ha dejado de trabajar por meses en la tarea de escuchar y construir consensos, porque su obligación es tender puentes y definir políticas, pero esto tiene un límite, que es el contenido de la propia ley, el respeto y la salvaguarda de los derechos de la mayoría de los mexicanos”, finalizó.