Empresarios exigen declarar a Oaxaca como zona de desastre económica

OAXACA, 05 de agosto, (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).- El presidente de la Coparmex en Oaxaca, Benjamín Hernández Gutiérrez, confirmó que esta instancia, al igual que otras cámaras empresariales, se sumará al paro económico programado para el 8 de agosto.

En entrevista consideró que es necesaria esta medida para que los gobiernos visualicen a los afectados por el conflicto magisterial en Oaxaca y no solo a una parte de este problema.

Coparmex y otras cámaras empresariales se sumarán al paro previsto para que inicie a las cero horas del próximo lunes y dure 24 horas a través del cierre total o simbólico de las negociaciones.

Los comercios se sumarán para manifestar su inconformidad por la pérdida de unos 3 mil empleos desde el inicio del conflicto, el pasado 15 de mayo.

El presidente de Coparmex expuso que es un paro manifestar la inconformidad no solo del sector público sino de la sociedad y que hasta ahora no ha tenido la respuesta de las autoridades a la demanda de convivir en orden, en paz y sin afectaciones al sector productivo.

Dijo que en Oaxaca el 94 por ciento de las unidades de negocios son microempresas y estos no han sido vistos por las autoridades “la mayoría no cuenta con la estructura y fortalecimiento para transitar esta crisis”.

El dirigente empresarial expuso que todas las cámaras y asociaciones están de acuerdo en participar este paro, sin que se afecte a los trabajadores a quienes no se les va a descontar el día durante el paro.

“Es un ejercicio conjunto, patrones-trabajadores, todos queremos llamar a los gobiernos para que volteen a ver las afectaciones y declaren a Oaxaca como zona de desastre económica, que haya programas de fortalecimiento a las empresas y se diseñe un programa de recuperación para el estado”, expuso.

Hasta ahora, comentó, no hay ningún dato oficial sobre las pérdidas aún cuando se ha pedido que se realice un censo, ya que es urgente para tener la atención de las empresas que representan el sustento de miles de familias.

Consideró que el paro previsto para el lunes no es una medida de presión, sino una llamada de auxilio para que se atienda la situación que mantiene en crisis no solo al sector empresarial, sino a la sociedad oaxaqueña.