Asamblea Legislativa pide frenar “ambulancias pirata” y sancionar a quienes lucran con dolor ajeno

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de julio, (LILIANA ISLAS / MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).-  La Diputación Permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), exhortó a la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y a la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) a que remitan un informe sobre el estado que guardan las acciones de verificación sanitaria de las ambulancias que operan en la capital del país.

Asimismo, respaldó los operativos en contra de las “ambulancias pirata”, y se pronunció por sancionar con todo el rigor de la ley a quienes “comercializan” con el dolor ajeno.

El diputado Iván Texta (PRD), presentó el punto de acuerdo a nombre de la presidenta de la Comisión de Salud, Nora Arias en el que se considera inadmisible que con total impunidad, personas sin escrúpulos lucren con la urgente necesidad de una atención médica.

“Las ambulancias irregulares o piratas, entorpecen toda la red de servicio y sólo perjudican la salud y economía de los afectados, pues estas unidades y sus operadores no cuentan con los requerimientos ni licencia para ejercer atención medica”, alertó el asambleísta.

En la tribuna, el legislador argumentó que quienes conducen estas unidades, interceptan las comunicaciones del Centro Regulador de Urgencias Médicas para llegar antes que las ambulancias reglamentadas con el fin de llevar a los pacientes a hospitales con los que tienen “convenios leoninos” en los que cobran cantidades excesivas y despojan de sus pertenencias a los afectados a bordo de las unidades.

Se trata, dijo el perredista, de situaciones de vida o muerte por lo que se debe asegurar una atención prehospitalaria controlada y eficaz.

Refirió que según datos de la Cofepris, la Ciudad de México cuenta con alrededor de mil 500 ambulancias, cifra que representa el 24 por ciento del total a nivel nacional.

Del total de emergencias capitalinas, el 60 por ciento son atendidas por el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) que depende de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP); el 20 por ciento por la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, el 10 por ciento por la Cruz Roja Mexicana y otro diez por ciento por las delegaciones, unidades de Protección Civil y particulares.