Tiene el INE capacidad para que voten en CDMX jóvenes de 16 y 17 años

▪ Concluye el foro Implicaciones Electorales de la Reducción de la Edad para Votar en la Ciudad de México

▪ El tema, aún no cuenta con consensos o respuestas totales, consideran algunos expertos

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de julio, (CDMX MAGACÍN / CÍRCULO DIGITAL).—El debate y discusión sobre la reducción de la edad para votar aún no cuenta con respuestas totales o consensos alcanzados, pero espacios como el foro de Análisis sobre las Implicaciones Electorales de la Reducción de la Edad para Votar en la Ciudad de México constituirá un insumo relevante para los integrantes de la Asamblea Constituyente.

Por eso, al continuar los trabajos del foro y de cara a la recomposición del sistema electoral mexicano, se discutieron las implicaciones institucionales y los distintos aspectos a considerar en el proceso de discusión de la reducción de la edad para votar a jóvenes de 16 y 17 años en la Ciudad de México.

En la mesa de trabajo implicaciones institucionales de la reducción de la edad para votar a jóvenes de 16 y 17 años en la Ciudad de México, se aseguró que el Instituto Nacional Electoral cuenta con la capacidad instalada para atender, eventualmente, a casi 261 mil jóvenes entre 16 y 17 años en la Ciudad de México, en caso de que se apruebe la votación de este grupo de votantes. Lo anterior de acuerdo con Alfredo Cid García, Secretario Técnico Normativo de la Dirección Ejecutiva  del Registro Federal de Electores del INE.

La cantidad de jóvenes fue proyectada conforme a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, refirió el funcionario del INE, quien sostuvo que en los módulos de atención ciudadana de la autoridad electoral se podrían atender 79 mil nuevos registros por semana, por lo que el plazo total sería de tres semanas.

Los aspectos técnicos y operativos no deberían ser una limitación para conseguir la ampliación de derechos político electorales, sostuvo el consejero del Instituto Nacional Electoral Marco Antonio Baños Martínez, quien reconoció que el Registro Federal de Electores cuenta con la factibilidad para atender las nuevas solicitudes de registro.

El consejero del INE destacó que el país se encuentra en un punto en el que todo el sistema electoral nacional está en proceso de recomposición, derivada de la reforma electoral que cambió las bases de la organización de elecciones, al quedarse a la mitad del camino para la creación de una institución que organice elecciones a nivel nacional y local, aunque no se sabe cuánto tiempo se podría tardar para recomponer.

Por su parte, el consejero del Instituto Electoral del Distrito Federal, Yuri Gabriel Beltrán Miranda, refirió que podría incrementarse en 3.5% el número de electores en la Ciudad de México., de aprobarse la reducción de la edad para votar.

Este incremento, dijo el consejero, no sería uniforme en las delegaciones y si traería una  gran dispersión y varianza. Como ejemplo citó el caso de la delegación Milpa Alta, en donde podría incrementarse el padrón de electores en 5.3 por ciento.

Entre las implicaciones que podría tener la adecuación de la edad para votar, el consejero del IEDF citó el número de casillas a instalar, el financiamiento que se otorga a los partidos políticos (que se encuentra vinculado al número de electores) y la exigibilidad de firmas para los aspirantes a candidatos independientes.

El consejero Beltrán Miranda se pronunció, en caso de ser aprobada la propuesta, por permitir a este sector realizar tareas de observación, su inclusión para la integración de mesas directivas de casilla, la emisión de credenciales para votar y la creación de medios de impugnación al respecto.

En tanto, Ana Gladys Orta, jefa de la Unidad departamental de Logística y Operación de la Dirección Ejecutiva de Apoyo a la Niñez y Desarrollo Comunitario del Sistema DIF de la Ciudad de México, sostuvo que las y los jóvenes son los que pueden dar luz y enseñar el camino a construir la agenda sobre este tema.

En la mesa denominada “La reflexión sobre los elementos relevantes a considerar en la nueva Constitución de la Ciudad de México”, moderada por el consejero electoral del IEDF, Pablo Lezama Barreda, el presidente del PAN en la Ciudad de México, Mauricio Tabe Echartea, se preguntó el por qué discutir un tema relativo a la disminución de la edad para votar, si este de la población no se involucra, ni haciendo este llamado, no reclama para ser escuchados o ser tomados en cuenta en las decisiones públicas. No participan”.

Dijo que la discusión de la disminución de la edad para votar es imposible si el tema no se lleva a nivel federal; es decir, hasta la Constitución. “No es posible que una entidad tenga su propia normatividad sobre quiénes las características que cada persona debe tener para obtener la ciudadanía”.

El Académico-Investigador de la UNAM, Roberto Duque Roquero, consideró que reducir la edad para votar de las y los jóvenes es viable, pero no conveniente. “Si se trata de potenciar los derechos, sí se puede disminuir a 16 años la edad para participar en los procesos electorales; sin embargo, los porcentajes de participación de este sector de la población demuestran que no se interesan por la política y tampoco votar.

En su oportunidad, la Coordinadora General de Ririki, Intervención Social S.C., Nashieli Ramírez Hernández, consideró que sí es necesaria una Constitución de la Ciudad de México en la que se plasme el derecho de votar de las y los jóvenes de 16 y 17 años. “La discusión del voto no solo es solo por los derechos, sino por la construcción de ciudadanía”.

Dijo que es necesario trabajar en el proceso de reducción de la edad para votar y apostar a los procesos de democracia participativa directa. “Hay que establecer una participación a partir de procesos como la consulta ciudadana, el plebiscito y el presupuesto participativo, en los que debemos incluir a los adolescentes”.

Al presentar las conclusiones del foro, se resaltó que los trabajos constituirán un insumo relevante para los integrantes de la Asamblea Constituyente, conforme a lo planteado por Bryan Lechuga Izaguirre, director de Planeación y Evaluación del Instituto de la Juventud de la CDMX al presentar las conclusiones de la jornada realizada.

En tanto, Janneth Trejo Quintana, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México resaltó las diversas perspectivas y enfoques con los que se abordaron las temáticas planteadas. Sobre el tema, dijo, que la discusión se encuentra abierta, sigamos avanzando

La consejera Dania Paola Ravel Cuevas agradeció a las instituciones convocantes su participación y a los ponentes los diversos enfoques aportados. La discusión aún no cuenta como respuestas totales o consensos, pero si invita a una reflexión sobre los parámetros para determinar la ciudadanía, refirió la consejera.

Este asunto no puede ser tomado a la ligera, pero debemos pensar sobre el cambio del horizonte de interacción social y el reto ahora es cambiar a una participación activa y efectiva de las y los jóvenes, indicó la consejera del IEDF.

Independientemente de lo que decidan las y los diputados de la Asamblea Constituyente puedan decidir al respecto, considero que ya hemos ganado mucho con esta esgrima de opiniones, para tomar conciencia para crear agendas productivas en donde las y los jóvenes no sólo sean objeto sino sujeto de discusión política.