Resentido por tema gay, Norberto radicaliza críticas a gobierno de EPN

Percepción Política

*Juan Manuel Magaña

Siempre tan cooperativa con el avance de México, la Arquidiócesis dijo que las reformas estructurales impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto están haciendo agua.

Es más, aseguró que 2016 es año del calvario para los mexicanos, ya que se estrangula a millones de personas con nuevas alzas en los combustibles y tarifas eléctricas, poniendo en duda si realmente la reforma energética está corriendo por los caminos adecuados.

Resentido por el espaldarazo que la presidencia dela República dio a las uniones gay, el organismo eclesial que dirige el cardenal Norberto Rivera Carrera sostuvo que hay inestabilidad social por la reforma educativa y porque la promesa presidencial de que las ciudades, los pueblos, las carreteras volverán a ser espacios de tranquilidad en los cuales los mexicanos transiten con seguridad, sin temor de perder la libertad o la vida, queda en “pura retórica populista.

En el editorial del semanario Desde la fe, titulado Reformas, un barco que hace agua, la arquidiócesis se da vuelo. Habla de que los recortes presupuestales amenazan la efectividad de las políticas públicas. E igualmente afirma que en 2016 la política de desarrollo social sufrió una disminución de recursos debido a la fusión de programas, perjudicando así a los más pobres. “El cinismo no puede ser más descarado -crítica- cuando los responsables de estas políticas menosprecian informes de organismos internacionales sobre la pobreza rampante, aseverando que se puede vivir holgadamente con 12 pesos diarios, es decir, poco más de 300 pesos mensuales.

En términos críticos, a la arquidiócesis hasta le queda pequeño el discurso radical de Andrés Manuel López Obrador. Contra todo lo prometido por el régimen del PRI, hoy en el gobierno, asevera que “la realidad es distinta y apabullante. Grandilocuentes justificaciones que hacen a México ‘un lugar atractivo para invertir’ contrastan con el crecimiento de la pobreza entre 2012 y 2014, al pasar de 53.3 millones de personas en esa situación a 55.3 millones. Los salarios se han encarecido; hay un bajo crecimiento económico que no supera el 2 por ciento anual; la divisa estadunidense está arrasando con la apreciación de nuestra moneda, pues cuando al inicio del presente gobierno un dólar valía 12.96 pesos, hoy alcanza los 19 pesos”.

No están nada mal las críticas, ¿pero son auténticas? Lo primero que hay que preguntarse es ¿dónde escondió la cabeza esta iglesia durante los últimos 30 años en que al país le pusieron la gran joda?