Reforma en materia de asilo y refugio fortalece defensa de Derechos Humanos: GPPES

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de julio, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- La reforma constitucional en materia de asilo y refugio marca una nueva etapa y abona al fortalecimiento de nuestra Carta Magna en su vocación de promoción y defensa de los Derechos Humanos.

 

Así lo expresó el coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social (GPPES) en la Cámara de Diputados, Alejandro González Murillo, durante la sesión en la que la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión emitió la declaratoria de aprobación de la reforma al Artículo 11 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de Asilo y Condición de Refugiado.

 

“Nos solidarizamos con las personas que han sido perseguidas por los gobiernos de sus naciones de origen o huyen de estados graves de crisis a sus Derechos Humanos para encontrar, con las formalidades legales del caso, las oportunidades de reconstruir su camino de vida en nuestro país”, expresó.

 

Ante los representantes del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Jan Jarab y Mark Manly, respectivamente, así como del Quinto Visitador General de la CNDH, Edgar Corzo, quienes asistieron a la sesión de la Comisión Permanente, el coordinador del GPPES reconoció que México no sería lo que hoy es, en materia de evolución del pensamiento humano, sin las aportaciones de los niños de Morelia de los treintas o de los perseguidos por las dictaduras de Sudamérica.

 

El líder parlamentario destacó que 22 Congresos estatales avalaron el mayor y mejor de los compromisos posibles: el de abrir la puerta y los brazos de México a quienes, de acuerdo con lo que la legislación secundaria disponga, sean aptos para ser recibidos en razón de crisis humanitarias generalizadas o persecución política.

 

González Murillo destacó que después de la Reforma Constitucional de gran calado en materia de Derechos Humanos, de 2011, que marcó un antes y un después en el Constituyente Mexicano y que replanteó el garantismo moderno, la labor legislativa ha enfrentado con responsabilidad y esmero la misión de armar, mejorar y armonizar el entramado jurídico e institucional mexicanos para la efectiva protección de los Derechos Humanos.

 

 “La diversidad nos enriquece y la interculturalidad nos hace mejores para servir a los demás. La opción preferencial por quienes sufren es un compromiso que hacemos nuestro, para saludar tan noble Reforma Constitucional en materia de Asilo y Condición de Refugiado”, enfatizó.

 

Finalmente, el diputado González Murillo manifestó que en Encuentro Social “honramos la sólida y justamente bien afamada tradición diplomática del Estado Mexicano y su apertura al asilo y refugio como vehículos para el enriquecimiento de la cultura nacional a través de la diversidad y el verdadero respeto por la dignidad de la persona humana”.