México entre los primeros países que más consumen artículos de lujo

CIUDAD DE MÉXICO, 07 de julio, (NOTIMEX / CÍRCULO DIGITAL).- México ha demostrado ser un país adaptable en materia tecnológica, pues utiliza gadgets para hacer su vida más cómoda, y además de adquirir innovación tecnológica, los mexicanos compran productos que rebasan sus necesidades.

De acuerdo con el vicepresidente de Ventas de LG Electronics México, Antonio Hidalgo, los mexicanos tienden a preferir artículos premium, que son útiles y lujosos, y están dispuestos a ahorrar o utilizar el sistema crediticio para adquirirlos.

“México es el tercer país que consume artículos de lujo, los cuales son vistos por los compradores como una inversión. El desarrollo de tecnología nueva deprecia a la anterior, y en el caso de electrónica, lo que busca el consumidor es la utilidad y el estatus que proporciona cada artículo frente a los demás”, dijo.

El directivo señaló que la firma atiende no sólo a las necesidades de sus clientes, sino al cuidado del ambiente al hacer tecnología más intuitiva y capaz de calcular los recursos que necesita para funcionar.

“Hoy, nuestras lavadoras hacen el cálculo de cuánta agua y cuánto jabón necesitan. Cada vez nuestra tecnología es más intuitiva, cada vez está más conectada a IoT. Más allá de dedicarnos a una generación, como los millennials, nos ocupamos de nuestro slogan ‘life is good’”, explicó.

Además, en México el usuario busca productos que cuiden su salud, ya sea eliminando el uso de químicos para deshacerse de virus y bacterias en el hogar, o limpiando el ambiente en que desarrolla su vida cotidiana.

“El consumidor mexicano está día a día dando mucha más prioridad a la limpieza del aire; hace 10 o 12 años nadie hablaba de este tema, y LG se preocupa por este asunto, desarrollando tecnología que limpia el ambiente. Está enfocado en ese tema con limpiadores de aire y deshumidificadores”, detalló.

Por su parte, el también vicepresidente de Ventas de la firma en México, Fabián Bielli, coincidió en que el producto adquirido por el usuario es visto como una inversión.

Lo anterior, dijo, no tanto porque lo pueda vender después, sino por las expectativas que tiene de cada producto que adquiere; el usuario espera calidad, eficiencia en tiempos y ahorro, ya sea energético o de otros recursos.

“Con nuestra tecnología de motor inverter en refrigeradores, el recibo de luz es 35 por ciento menor a lo que están pagando, y en tres años se pagó la inversión de la compra del producto. Con la tecnología de nuestras lavadoras tienen un ahorro en litros de agua, que en un año es equivalente a lo que una persona consume en 60 años”, indicó.

El mexicano es un consumidor exigente, porque además de consumir artículos que le dan estatus, busca sacar de éstos el mayor provecho posible, y que a la larga se paguen solos gracias a los beneficios que éstos reportan, concluyó.

Por Juan Ramón Aguilar.