¿Plan con maña?

Tras la Puerta del Poder

*Roberto Vizcaíno

– Un expediente judicial mal armado da pie para que jueces liberen a delincuentes
– Un dictamen mal redactado terminará con la invalidación de la Ley que promueva
– Hoy los diputados, como ayer los senadores, desecharán la 3de3 por ser improcedente
En el medio judicial mexicano, especialmente entre agentes del ministerio público que es dónde se da el primer encuentro de víctimas y delincuentes con la justicia, es cosa común que, cuando se quiere “ayudar” a un malandrín, se levanta “mal” el acta.
Es en ese punto donde corre mucho dinero para salvarle la cara y el futuro a alguien, donde se dan los “grandes arreglos”, para que luego los jueces dejen a alguien en libertad a pesar de las contundentes pruebas en contra o para que de plano los magistrados dicten sentencias pírricas, de burla, a verdaderos bandidos.
Así como ahí, en ese punto dentro de las delegaciones de policía y del MP es donde se tuerce la justicia, es en la redacción de dictámenes dentro del Senado y la Cámara de Diputados donde se tuerce la legalidad o el destino, efecto y alcance de una Ley.
Dicen, no me consta, que al igual que con los MPs, en las comisiones legislativas es donde los billetes grandes depositados en zonas de excepción fiscal, como Panamá y Bahamas, Montecarlo o Mónaco, definen el destino de los dictámenes que luego se convierten en grandes reformas o notables leyes.
Al parecer algo de ello ocurrió con la tan traída y llevada 3de3 que “no tan de repente” incluyó a los empresarios y que hoy deberá ser echada atrás finalmente por los diputados luego que anteayer lo hicieron los senadores.
La disculpa de la contrarreforma de la 3de3 echada a andar por el propio presidente Enrique Peña Nieto se basó en algo evidente: estuvo mal redactada por los senadores y diputados que integraron las comisiones que elaboraron su dictamen.
¿En serio no se dieron cuenta que estaba mal redactada?
¿Y no se dieron cuenta los senadores y diputados que por cientos la aprobaron en sus respectivos plenos?
Como dijera el certero Gil Games: caracho, todo eso huele a arreglo
Y lo huele porque lo de la inclusión de los empresarios en la 3de3 se sabía desde semanas antes, cuando un importante grupo de senadores del PAN encabezados por el mismo Roberto Gil Zuarth, presidente en turno de la cámara alta, promovió precisamente esa inclusión.
El tema según lo expusieron los blanquiazules, a saber: Roberto Gil Zuarth, Ernesto Cordero, Raúl Gracia, Jorge Luis Lavalle, Luisa María Calderón, Mariana Gómez del Campo, Adriana Dávila, Jorge Luis Preciado, Socia Rocha, Silvia Martínez, César Octavio Pedroza, Salvador Vega, José de Jesús Santana, Silvia Guadalupe Garza, Sonia Mendoza y Fernando Torres era necesario porque siempre, detrás de un funcionario corrupto, hay un empresario corruptor.
Como lo dijimos en su momento a mediados de junio, esa inclusión de los empresarios en la obligación de presentar su 3de3 indigestó a los hombres del dinero en México, porque por primera vez una Ley los ubicaba en el mismo nivel en el que ellos han colocado siempre a los políticos: como corruptos irreductibles.
Luego de que se aprobó esa Ley dentro del paquete de 7 nuevas normas para darle vida al Sistema Nacional Anticorrupción, los empresarios patalearon y lloraron y amenazaron y, bueno, hasta un plantón hicieron en El Ángel de la Independencia.
Al fin importantes para cualquier Gobierno, fueron recibidos y escuchados por el presidente Enrique Peña Nieto quien luego enviaría a su equipo legal a darle la vuelta a la 3de3 aprobada no porque fuese injusta o improcedente, sino porque estaba mal redactada.
Todo indica que los grandes empresarios sabían de antemano que los senadores y diputados encargados de dictaminar la Ley, enredaron todo y dejaron los articulados de tal forma que la 3de3 aprobada obligaba a los empresarios, pero también a los millones de beneficiarios de programas sociales y a otros muchos a presentar su declaración fiscal, su declaración patrimonial y su declaración de intereses.
La pésima redacción anulaba, invalidaba de hecho toda la ley y… salvaba a los empresarios de rendir cuentas.
Hoy la contrarreforma ha anulado la 3de3 al indica que y el argumento de los senadores panistas que indicaba que “es constitucionalmente legítimo que en la Ley Genera de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, se incluya la obligación de los particulares que participen en su desarrollo o en la ejecución de recursos públicos, de presentar tres declaraciones a saber: Declaración Patrimonial; Declaración de Conflicto de Intereses y Declaración de Impuestos”.
Y quedó invalidado el señalamiento de que la inclusión de los empresarios en una estricta norma anticorrupción está recomendada por organizaciones como la OCDE, ONU, OEA, la Agencia de EU para el Desarrollo Internacional, Transparencia Internacional y Lex Mundi, entre otras.
Todo lo que arguyeron entonces los senadores panistas para indicar que los empresarios son igualmente corruptos que los políticos, de que no son ajenos a los moches hoy pasó al olvido.
Igual pasará con el argumento de uno de los economistas más reconocidos a nivel mundial, Ruchir Sharma, quien en su libro “Rise and fall of nations”, establece la siguiente medición de empresarios que se benefician de los “arreglos” en sus transacciones con sus gobiernos:
En Australia, el 45%; en Canadá, el 11%; en Francia, un 5%; en Alemania apenas el 1% para consolidarse como la nación con empresarios menos corruptos y corruptores; Italia, el 3%; Brasil, el 5%; China, el 27%; India, el 31%; Indonesia, el 12% y México, 71%, para consolidarse como el país con el mayor número de empresarios corruptos y corruptores.
Por ello los senadores del PAN indicaron que “los diagnósticos internacionales apuntan al hecho de que los sobornos se pagan con recursos de las empresas… y estos suelen esconderse en la contabilidad, con o sin el consentimiento de los directivos y dueños”, lo cual es casi absurdo.
De ahí que “la principal recomendación… de parte de organizaciones e instituciones internacionales es que se aprueben normas de transparencia de la contabilidad para que ésta pueda ser verificada regularmente cuando se hacen negocios con entidades públicas”.
La Ley 3de3 buscaba establecer severos castigos para aquellos empresarios que tuvieran “cuentas y contabilidades secretas” donde se registren las transacciones y pagos de sobornos, pagos indebidos, gastos inexistentes, documentos falsos, o destrucción deliberada de documentos.
En los hechos, los senadores blanquiazules indicaban que “es indudable que los beneficios de la corrupción van al sector privado, y que es frecuente la colusión entre funcionarios públicos y empresarios, o sus empleados, con el fin de obtener ganancias indebidas a costa del erario público”.
Era por eso que se había incluido a los empresarios en la 3de3 al parejo que a los funcionarios públicos. Por eso deberían presentar su 3de3 que ellos mismos impulsaron para ser aplicada a los políticos.
Hoy senadores y diputados revirtieron lo que hace menos de un me aprobaron bajo el principio de que
“… coincidieron con el Ejecutivo en que de no modificar dichos artículos se aplicarán de manera indiscriminada a todas las personas que reciban recursos públicos, sin distinción, incluso a quienes reciben beneficios de programas sociales, estudiantes que gozan de becas de entidades públicas, o bien personas físicas que prestan servicios a empresas con cualquier tipo de contrato público”.
Y destacaron que era necesario desechar la Ley aprobada porque “la obligación impuesta a los particulares para presentar sus declaraciones patrimonial y de intereses, resulta innecesaria puesto que permitir a las autoridades de conocer la información de las declaraciones de los particulares no constituye el único mecanismo efectivo para combatir la corrupción”.
En fin, todo porque desde las primeras comisiones estuvo mal redactada, quizá porque los empresarios afectados “convencieron” desde entonces a los legisladores redactores de hacer mal su chamba. Bueno, eso percibo yo, como en los MPs, pues.
@_RVizcaino