Impulsará Comisión de Gestión Integral del Agua iniciativa de ley para dotar con sistemas de captación pluvial a los asentamientos irregulares

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de junio, (LILIANA ISLAS / MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- En la Ciudad de México se extraen más de 923 millones de metros cúbicos de agua “sin que exista una política pública eficiente para su recarga subterránea, sobreexplotando el acuífero en un 35% y generando hundimientos diferenciales de 10 a  40 centímetros al año”, declaró la presidenta de la Comisión de Gestión Integral del Agua en la ALDF, Wendy González Urrutia.

La panista anunció durante el Primer Parlamento de Sustentabilidad Hídrica, que para cambiar el actual modelo de sobreexplotación de los recursos naturales e hídricos por un modelo de manejo de los ecosistemas, impulsará la iniciativa de Ley de Sustentabilidad Hídrica de la Ciudad de México,
La importancia de impulsar esta ley, aseveró González Urrutia, radica en impedir la privatización del agua y garantizar que se considere como un derecho humano, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. También se impulsará la instalación de sistemas de cosecha de agua lluvia y de técnicas ecológicas para asentamientos irregulares, en tanto se resuelve su situación jurídica.
En cuanto al desempeño del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), su titular Ramón Aguirre Díaz, señaló que es necesario que ésta dependencia tenga más facultades y cuente con autonomía, porque los criterios que más se demandan son de tipo normativo,  toma de decisiones, aspectos legales, administración y de tarifas, que dependen de la autorización de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), la Secretaría de Finanzas, la Oficialía Mayor y de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
José Luis Luege Tamargo, ex director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), consideró que la sobreexplotación del acuífero es el tema más grave para el futuro de la ciudad y de las futuras generaciones, ya que las causas de esta problemática son también la ineficiencia en el uso del agua, los hundimientos del suelo y el riesgo de inundaciones.
En ese sentido, Luege Tamargo propuso presentar a la Asamblea Constituyente considerar la solución a la sustentabilidad hídrica en el Valle de México con los temas tratados porque es un asunto de emergencia y seguridad nacional.
«No sólo está en riesgo la capital, sino los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial nacionales, así como los 20 millones de habitantes en esta gran Ciudad de México”, sentenció el también ex diputado federal.
Durante los trabajos del primer parlamento hídrico se mencionaron además otros aspectos importantes de la problemática, como el que 180 mil habitantes en la capital no cuentan con acceso a la red de agua potable.Así como que del total de personas registradas en el Sistema de Aguas, 45 por ciento no pagan por el servicio; cuando sólo se trata el 27.6 por ciento de las aguas residuales captadas, y entre el 30 y 50 por ciento del agua para abastecimiento público se desperdicia a través de fugas.
Se abordaron diez temas enfocados en todas las materias, desde “el agua como derecho constitucional, marco jurídico, sobreexplotación del acuífero, sistema de captación, cultura del agua como forma de sustentabilidad, calidad del agua en la Ciudad de México, innovación tecnológica en la materia, sistema financiero, fugas e inundaciones”, y la “lucha contra la deforestación y preservación del suelo de conservación”.
Con una participación multidisciplinaria en la que se  expresó la necesidad de actualizar la norma 127 sobre salud ambiental para uso y consumo humano, así como de los límites permisibles de calidad y tratamientos; se  compartieron experiencias en la aplicación de sistemas alternaitvos para edificios, en las que se hizo énfasis en la captación de aguas pluviales tanto en los edificios públicos como en viviendas.
De igual forma, se resaltó la obligatoriedad para que el Sacmex indique en los recibos de pago la calidad del agua con que se dota a los capitalinos.
Las propuestas planteadas durante este parlamento, fueron turnadas a la Comisión de Gestión Integral del Agua para su análisis, discusión y su posible integración en políticas públicas.