Los fríos números revelan una democracia casi inexistente

Tras la puerta del poder

*Roberto Vizcaíno

– Los 12 nuevos gobernadores electos el pasado 5 de ese mes, llegan con una fuerte ilegitimidad
– Prácticamente todos tienen 80 por ciento de votos en contra de sus mandatos
– Un extraordinario que emitirá leyes que no gustarán a las mayorías
La proliferación de partidos y candidatos, sumado a un alto abstencionismo han derivado en el ascenso al poder de gobernadores absolutamente ilegítimos, mandatarios estatales que no rebasan siquiera el 25 por ciento de la aceptación de sus electores.
El recuento de votos confrontado con las listas nominales de cada entidad desvela el ejercicio de un poder ejecutivo generalizado con sobre cerca del 80 por ciento de rechazo popular.
¿Es posible alegar legitimidad de la gobernanza con tales porcentajes a favor y en contra? ¿Qué tan válidos son los ejercicios del uso de la fuerza y del uso de los multimillonarios presupuestos que ejercen cada año esos gobernadores elegidos con apenas un 20 por ciento de los votos?
No se requiere ser un filósofo o estudioso reconocido de la ciencia política para advertir que algo anda mal en nuestro sistema de ascenso y acceso constitucional del poder.
Quizá si nuestro sistema electoral incluyera la segunda vuelta habría más legitimidad.
Los casos mientras tanto son dramáticos en cuanto pobreza de legitimidad en los resultados electorales del 5 de junio.
Si tomamos en cuenta a los estados con mayor número de electores a los que tienen menos la situación es básicamente la misma.
Así de las 12 entidades donde el domingo 5 hubo cambio de gobernador, Veracruz es la que cuenta con la mayo lista nominal de todas con 5 millones 543 mil 849 ciudadanos con credencial de elector en su poder.
De todos ellos sólo votaron por el panista-perredista Miguel Ángel Yunes Linares, candidato ganador, 1 millón 55 mil 544 ciudadanos lo que da apenas un 19 por ciento del total de los sufragios emitidos en ese proceso.
¿En serio tiene base su felicidad y sonrisas por ese triunfo? ¿Va realmente a gobernar con apenas la quinta parte de los votos?
En esta carrera del amargo decaimiento de nuestra democracia sigue el estado de Puebla, entidad que según el INE cuenta con 4 millones 210 mil 355 ciudadanos con credencial de elector vigente. De todos ellos el expriísta y neopanista poblano Antonio Gali se llevó 869 mil 878 sufragios es decir, el 20.6 por ciento. Es válida la misma pregunta que la de los anteriores casos.
En Oaxaca existen registrados 2 millones 635 mil 483 electores en la lista nominal, de los cuales el priísta Alejandro Murat logró el acta de mayoría con apenas 496 mil 724 votos, lo que significa apenas el 20.9 por ciento. ¿De qué se ríe y ufana el hijo del exgobernador José Murat si gobernará con apenas la quinta parte de los votos emitidos… con el casi 80 por ciento en contra?
Por ahí anda el panista Javier Corral quien en Chihuahua de una lista nominal que suma 2 millones 567 mil 731 votantes sólo logró motivar un 19.9 por ciento.
Otro que anda muy contento es el panista Francisco García Cabeza de Vaca, quien en Tamaulipas obtuvo apenas 630 mil 513 sufragios de una lista nominal que suma 2 millones 497 mil 982 electores, lo cual representa 24.9 por ciento.
Igual de contento y dicharachero anda el priísta hidalguense Omar Fayad, quien se levantó 499 mil 623 votos de una lista nominal estatal que suma 1 millón 969 mil 871 votantes, un 25.3 por ciento, colocándose con ello como el candidato que logró el mayor porcentaje de todos.
En Zacatecas, el priísta Alejandro ello, de un listado nominal de 1 millón 103 mil 715 electores se quedó con 247 mil 513 votos lo que representó el 22.2 por ciento con lo que se ganó la gubernatura.
Dentro de la misma línea, en Durango el expriísta y neopanista José Rosas Aispuro de un listado nominal de 1 millón 96 mil 592 ciudadanos con credencial de elector, logró obtener el 24.4 por ciento de los sufragios emitidos para ganar la gubernatura.
 En Quintana Roo donde está registrada una lista nominal de 1 millón 038 mil 772 electores, el expriísta Carlos Joaquín gano la gubernatura bajo las siglas del PAN-PRD con 228 mil 703 votos, lo cual representó el 24.6 por ciento de los votos emitidos.
Una de las contiendas más peleadas fue sin duda la de Tlaxcala, donde existe una lista nominal de 868 mil 528 electores de los cuales 189 mil 499, es decir el 21.8 por ciento, hicieron ganar el trofeo al priísta Marco Antonio Mena.
En Aguascalientes donde hay mil ciudadanos menos registrados que en el anterior estado, es decir apenas 867 mil 354 electores, ganó el panista Martin Orozco con 169 mil 469 sufragios, el 22.8 del total emitidos el pasado 5 de este junio.
La numeralia electoral y sus porcentajes, como Usted podrá ver, nos indican que en México vivimos una precaria legitimidad democrática, si es que a esto se le puede llamar democracia.
Todo indica que los gobernantes llegan con un porcentaje altísimo de votos en contra, lo cual en los hechos inhabilita cualquiera de sus decisiones.
LEYES APROBADAS POR MAYORÍAS
Para el coordinador de los diputados del tricolor, el mexiquense César Camacho el período extraordinario en curso servirá para aprobar con mayorías leyes secundarias que darán vida a un Sistema Nacional Anticorrupción.
Eso podría crear algunos malestares y oposiciones, pero será el que surgió de lo posible, indicó.
Así hasta ayer del entramado integral de leyes, que al menos se compone de ocho leyes, ya se había aprobado la primera: la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública
Las siete restantes, dijo, apenas están en pleno procesamiento. Dos de ellas en San Lázaro y el resto en el Senado de la República.
“Adicionalmente estamos procesando cambios a la Ley Orgánica de la Administración Pública para fortalecer a la Secretaría de la Función Pública, las cinco restantes las está procesando el Senado.
“Lo marco así porque para nosotros no cabe una visión parcial, estamos en espera de que lleguen las cinco leyes, tenemos conocimiento como ustedes, de que ya dos han sido aprobadas, pero forman parte de un sólo dictamen; de modo que hace falta que una se apruebe, es previsible que cuando inicie poco después del medio día la sesión, la pudieran aprobar y llegue entonces el dictamen con tres leyes, faltarán otras dos.
“Nosotros estamos con los dictámenes listos, de las dos a las que me referí, y no los queremos procesar en la asamblea, en el pleno, hasta no conocer el contenido de las otras, para que haya armonía, para que haya concordancia y no involuntariamente generemos discordancia o peor aún, una posición contraria.
“Para nosotros es vital el aprobar el Sistema Nacional Anticorrupción con sus ocho leyes y hacerlo manteniendo la visión integral de la que hablé al principio. Nos parece apreciable el acuerdo al que llegaron los senadores, el acuerdo en el sentido más amplio, más lato, en un régimen democrático y una composición plural que tienen ambas cámaras, pues bueno, lo mismo hay mayorías, que hay unanimidades; para nosotros tiene la mayor importancia, jurídica y política, el gran acuerdo al que llegaron los senadores esta madrugada”, precisó.
Lo único cierto es que Camacho advirtió que entre hoy y mañana viernes podrían darse discusiones fuertes que podrían derivar en retrasos en la aprobación de las que faltan.
“Me parecería, insisto, limitado hablar de declaraciones con candados si son ocho leye., por qué referirse, a lo que usted llama, limitaciones o declaraciones con candados, cuando hay un sinnúmero de preceptos que contienen ocho leyes que no pueden fragmentarse si uno quiere tener una idea clara de lo que es el Sistema Nacional Anticorrupción”, respondió a la interrogante de si las leyes ´por aprobarse saldrían finalmente con menos candados.
@_RVizcaino