Bachelet Condena ofensa a iglesia Católica por encapuchados

SANTIAGO, 10 de junio, (MOMENTO INFORMATIVO / CÍRCULO DIGITAL).- La presidenta chilena Michelle Bachelet condenó hoy la destrucción, ocurrida la víspera por parte de encapuchados, de un cristo de la iglesia de la Gratitud Nacional tras una marcha estudiantil para exigir reformas educacionales.

En declaraciones a la prensa, en el presidencial Palacio de La Moneda, la mandataria aseveró que “los hechos de violencia son inaceptables, no vamos a aceptar que se ofenda la creencia de los demás porque rompen las reglas de convivencia básica”.

“No tiene nada que ver manifestarse por la educación con los hechos de violencia que vimos ayer (jueves), eso lo repudiamos completamente”, recalcó la jefa de Estado.

Los encapuchados derribaron la víspera una puerta de la iglesia de la Gratitud Nacional, en el centro de Santiago, y sacaron un Cristo crucificado que rompieron en plena calle, tras lo cual intervino la policía militarizada de Carabineros.

Los funcionarios policiales rescataron los restos de la imagen religiosa de la turba, los que serán examinados por expertos policiales en busca de huellas de los responsables.

El recién asumido ministro del Interior, Mario Fernández, indicó en tanto que “quiero expresar la condena por parte del gobierno de este tipo de actos. Independiente que se trate del culto religioso, es un síntoma muy preocupante”.

El sacerdote jesuita Felipe Berríos señaló, por su parte, que “esos muchachos que vimos en las imágenes, destruyéndolo todo, no sólo muestran poca imaginación para protestar, sino también que son hijos del mercado”.

“No tienen ningún respeto por el resto de la gente y actúan de forma agresiva si no se les da todo lo que piden. Son jóvenes mimados por el consumo y ahora todos tenemos que soportar sus rabietas”, puntualizó el conocido religioso.

Agregó que “me duele ver a jóvenes que, escondidos en una capucha, sólo destruyen. Su violencia no se detiene ni ante la imagen de un Cristo, mostrando su intolerancia e ignorancia ante todo lo sagrado, cualquiera sea el credo que represente”.