Envejecimiento poblacional, una realidad en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de junio, (CDMX / CÍRCULO DIGITAL).- «El descenso en los niveles de natalidad, el aumento en la esperanza de vida y la pérdida de preponderancia de los grupos jóvenes, son indicadores de este proceso paulatino e inevitable.»

En la Ciudad de México se prevé que la población continuará disminuyendo en las próximas décadas, por ejemplo, para 2020 alcanzará un volumen de 8 millones 738 mil 914 personas con una tasa de decrecimiento de 0.29 por ciento anual; mientras que para 2030 llegará a 8 millones 439 mil 786 habitantes con un ritmo de crecimiento menor, -0.40 por ciento anual.

La diputada Socorro Meza Martínez, integrante de la Comisión de Población y Desarrollo en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), reveló que de acuerdo a información del Consejo Nacional de Población (Conapo), la Ciudad de México irá acumulando una mayor proporción de población en edades adultas y avanzadas.

“Este comportamiento estará asociado a que el descenso de nacimientos será significativo. La tasa de natalidad pasará de 118 mil 809 en 2020 a 104 mil 841 en 2030”, refirió la legisladora.

En consecuencia, añadió la también presidenta de la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos, la población joven futura disminuirá, siendo que las personas menores de 15 años pasarán de 20.5 en 2020 a 18.8 en 2030.

Además, la Ciudad de México contará con un porcentaje importante de personas en edad productiva (15 a 64 años) que durante el periodo seguirá disminuyendo, es decir, pasará de 68.7 en 2020 a 66.5 en 2030, refirió la Meza Martínez.

Por último destaca la diputada, a consecuencia de la disminución de la mortalidad, traducida en una mayor esperanza de vida para la población de la entidad, se espera que el grupo de 65 y más años de edad, en los próximos dos decenios, comience a tener mayor peso relativo.

“En 2020 se prevé que represente el 10.8 por ciento del total y en 2030 el 14.7 por ciento. Por esta razón, la previsión demográfica posibilita identificar el impacto que el cambio poblacional tendrá en los volúmenes y la distribución por grupos, para con ello anticipar las acciones de política necesarias que deberán plasmarse en la Constitución Política de la Ciudad de México”, anotó Socorro Meza.