Calderón, en campaña y ebrio de poder ¡Salud!

Secretos Virales

En el pecado llevó la penitencia el atrabancado de Felipe Calderón, pues el “accidente” que sufrió en Quintana Roo le generó una gran ola de críticas a partir de la evidencia tan clara con que utiliza los recursos públicos -que se le asignan como ex mandatario– para hacer proselitismo a favor de su partido y de su esposa. Eso, entre muchas otras cosas, pues el “accidente” retrata tal cual al “ex presidente”: irresponsable, abusivo, ambicioso, mentiroso, gandalla… y ¡ebrio de poder! Resulta que José Manuel Gutiérrez, el ciudadano que chocó contra la camioneta que manejaba Calderón en Kantunilkín, Quintana Roo, desmintió que los hechos ocurrieran como señaló el político panista. José Manuel explicó que él iba transitando por la avenida Adolfo López Mateos y la suburban del ex inquilino de Los Pinos no se detuvo ante el semáforo en rojo. -“No vio el alto y se lo voló y lo impactó en el camino“-, aseguró. Agregó que al bajar del auto tras el impacto, agentes federales lo encañonaron en la cabeza. Mientras estuvo detenido por los agentes, bajaron a Calderón del auto y se lo llevaron en otra unidad. Habría que revisar la actuación de la autoridad local. La gran pregunta es si Calderón no debió pasar por una prueba de alcoholímetro. Si no debió pasar por el Ministerio Público, como cualquier ciudadano. Y todo por andar en campañas políticas, buscando roer nuevo hueso. Ilegítimo, por el lado que se le vea. Es la historia de su vida. ¿Nos la va a volver a restregar?

De WWW.DOBLETINTA.COM