Exigen a Xóchitl Gálvez suspender a Arne por construcción irregular

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de mayo, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).—El presidente del PRD capitalino, Raúl Antonio Flores García, pidió la suspensión del City Manager de la delegación Miguel Hidalgo, Arne aus den Ruthen Haag, luego de que interpuso ante la Contraloría del Gobierno de la Ciudad de México una queja contra la jefa delegacional en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez Ruiz, por no ejercer sus atribuciones.

La funcionaria es señalada por presuntas irregularidades cometidas durante la construcción de un edificio en la colonia San Miguel Chapultepec que es propiedad del City Manager, además de que se presumen diversas violaciones al uso de suelo y la Ley de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México.

En la querella el líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la capital del país pide que el funcionario, quien oficialmente desempeña el cargo de director general de Administración Delegacional, sea separado de su cargo.

Lo anterior para no interferir en los procesos que deben llevar a cabo las autoridades delegacionales para investigar a fondo esas supuestas irregularidades en la construcción que un inmueble ubicado en General Tiburcio Montiel números 16 y 18, colonia San Miguel Chapultepec.

Entre ellas refirió la presunta falta del anuncio de manifestación de obra, al rebasar el número de niveles de construcción permitidos (de tres a ocho), así como la falta de medidas de seguridad dentro y fuera del inmueble.

“La Contraloría debe llamar a Xóchitl Gálvez para que explique por qué en vez de estar cuidando los intereses de la ciudadanía, privilegia los intereses de su city manager, quien está construyendo de manera irregular en su propia delegación”, indicó Raúl Flores.

El también asambleísta dijo que la jefa delegacional debería tener la prudencia de suspender a ese servidor público, para que las investigaciones se lleven a cabo.   Flores García explicó que la queja, que también involucra a Arne aus den Ruthen Haag, no es porque un servidor público tenga negocios privados, sino por cometer irregularidades que agravian directamente a la ciudadanía y en este caso, de la propia delegación en la que trabaja.

El dirigente partidista señaló que ante las evidentes violaciones a la ley que presenta la construcción del funcionario, el edificio tiene que ser clausurado y de ser posible derrumbado, como está previsto en el reglamento de construcciones de la Ciudad de México.