Llama Gil Zuarth a frenar las campañas negras

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de mayo, (ESFERA EMPRESARIAL / CÍRCULO DIGITAL).—El presidente del Senado de la República, Roberto Gil Zuarth, lanzó un enérgico llamado para que “se ponga un alto a las campañas negras, a la difamación y a las mentiras” en estos últimos días de proselitismo, previo a las elecciones, porque ello sin duda afecta severamente el diálogo político en México.

“No hay que olvidar que después del domingo 5 de junio hay otro día en el que tendremos que seguir construyendo bienes públicos para nuestro país, acuerdos políticos para resolver los grandes problemas sociales, y la gran interrogante es cómo vamos a terminar después de este proceso”, expresó el líder senatorial.

Sin aludir alguna campaña electoral en específico, Gil Zuarth tocó el tema, en el marco de unas últimas semanas en que el PRI ha denostado a sus adversarios políticos, principalmente los panistas, en Tamaulipas, Puebla, Veracruz, Quintana Roo, Aguascalientes.

“El problema de narcotizar el debate electoral es que sembramos veneno en la política y en la vida pública del país”, expresó Gil Zuarth, y reiteró que no todo se vale ni en política ni en campañas electorales .

“Sobretodo porque hay un día después, que implica gobernabilidad, diálogo, encuentro, la posibilidad de articular políticas públicas. La pregunta es: ¿De qué manera estos temas de difamaciones, injurias, infamias, de mentiras, de falseamiento de información, de creación de pruebas. Esto va a afectar el diálogo político en nuestro país”.

Siguió “Habrá que ponernos a pensar cómo nos vamos a sentar a la mesa después del resultado electoral”.

Y puso un ejemplo de las complicaciones políticas: “Como negociar el paquete económico, si se han roto todos los códigos de confianza todos los puentes de entendimiento y diálogo con los partidos.

“Cómo va a pedir el gobierno de la república a un partido político cuyos candidatos han sido lastimados con acusaciones falsas, que mañana nos sentemos a discutir el paquete económico, reformas de gran trascendencia; con qué legitimidad puede convocar alguien que lastimó al otro de manera indebida a que lo ayude a conducir los destinos del país”.

Gil Zuarth concluyó con una advertencia de los difíciles tiempos políticos que pueden desatarse si se continúa con esta política. “Estamos entrando a una ruta muy peligrosa de desencuentro político, y si al final todo en nuestra política es cruce de acusaciones a ver quién termina por cerrar la puerta o quién es el último que abandona el salón”.